Las graves consecuencias del humo de soldadura

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer acaba de sacar a la luz una monografía (enlace en inglés) en la cual revela que la exposición a los humos de la soldadura supone un riesgo cancerígeno. De hecho lo acaban de pasar de categoría 2B (posible carcinógeno) a categoría 1 (carcinógeno confirmado). Este estudio confirma una relación directa del humo de soldadura con el cáncer de pulmón, así como probables nexos de unión con los tumores de riñón.

A lo largo de los últimos años ha habido diversos estudios que avalan este cambio de clasificación, demostrando la naturaleza probada del potencial carcinogénico de los humos de soldadura.

¿Cómo protegerse del humo de soldadura?

Ante cualquier exposición al humo de la soldadura, sea cual sea la duración, es necesario utilizar una protección respiratoria adecuada. Hay que tener también muy presente que el humo residual tras el proceso de soldadura sigue siendo una amenaza.

Una posible solución podría ser la utilización de sistemas de extracción-ventilación, pero su elevado coste y su ineficacia en ciertas ocasiones hace que no parezca lo más adecuado.

Por ello, la solución ideal es el uso de EPIs, en concreto mascarillas FFP2 o FFP3 y/o equipos motorizados de presión positiva con filtros P SL. Siendo necesario su uso tanto por la persona que suelda como por los trabajadores que se encuentren a su alrededor.

Nuestra recomendación

Existen diferentes opciones en el mercado para protegernos del humo de soldadura. No obstante, por eficacia y precio nosotros recomendamos las mascarillas de 3M, fabricante a la vanguardia de la protección respiratoria. Entre las soluciones que propone 3M que son válidas para combatir el humo de soldadura están las máscaras desechables 9922 y 9928

Por otra parte, también da muy buen resultado la gama media de máscaras 6000 y 7000, que se utilizan con los filtros 2128 y 2138 los cuales tienen propiedades adecuadas para proteger ante los humos y las partículas que se desprenden de los procesos de soldadura tales como el ozono.

Todas estas mascarillas y filtros que recomendamos para la protección en los procesos de soldadura siguen las especificaciones de la normativa europea EN149. En la siguiente tabla puedes ver cómo se clasifican las mascarillas en función de los riesgos:

Otras alternativas

Como posible alternativa nos gustaría destacar los equipos motorizados y de suministro de aire, ya que representan la forma más eficaz de protegernos de los humos generados en los procesos de soldadura, aunque la inversión económica en este tipo de equipos es mucho mayor.

Una de las firmas más reconocidas en este ámbito junto con 3M es la marca SPEEDGLAS, que tienen pantallas de soldadura adaptables a los equipos de suministro de aire de 3M.

También existen otras opciones algo más económicas como las que nos ofrece la marca Scheibkraft.

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Borrar formularioGuardar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.