Consejos para calentar tu casa y ahorrar dinero

En esta época del año solemos recurrir a todo tipo de aparatos de calefacción para calentar nuestras casas. Hoy en día podemos encontrar en el mercado todo tipo de productos: calefactores, radiadores eléctricos, radiadores de aceite, emisores térmicos, estufas de leña, gas, o pellet, etc.

Ante tal variedad, es importante que sepamos qué es lo que más nos conviene según la situación. Además, te vamos a explicar la importancia de que la casa esté bien aislada para evitar la pérdida de calor (y dinero).

¿Qué opciones existen?

A continuación vamos a enumerar algunas de las opciones que puedes encontrar en el mercado, así como sus ventajas y desventajas.

  • Los calefactores son la opción más sencilla, rápida y económica si lo que se quiere es calentar una habitación pequeña. Además suelen tener bastante potencia e incorporan un ventilador que reparte el calor por toda la estancia. Por otra parte, tanta potencia implica también un mayor consumo, además de que su inercia térmica es menor (es decir, el calor se deja de notar rápidamente cuando lo apagas).

Calefactor E312 750/1500W 9310R312 HABITEX

 

  • Los radiadores eléctricos o estufas eléctricas, están formados por uno o varios tubos infrarrojos, que calientan a través de la radiación electromagnética. La diferencia con los calefactores tradicionales es que no calientan el aire, sino los objetos situados delante de ellos. Ofrecen un calor agradable que no reseca y consumen menos que los calefactores. Por contra, el calor se nota sólo si estamos delante de él y tienen escasa inercia térmica.

Radiador Halógeno E-308 9310R308 HABITEX

 

  • También son destacables los radiadores de aceite. Estos aparatos, aunque se conocen “coloquialmente” como radiadores, la realidad es que lo que hacen es utilizar la convección natural para calentar el aire de la estancia. Originalmente se pensaba que calentaban por radiación, de ahí que hayan adquirido este nombre. La diferencia respecto a otros convectores es que en este caso la resistencia eléctrica calienta primero un aceite de alta densidad que lleva en su interior, lo que hace que tengan una mayor inercia térmica, permaneciendo calientes un buen rato después de apagarlos. Además, son muy silenciosos. Por contra, tienen la desventaja de que son un poco más lentos que el resto al tener que calentar el aceite.

Radiador de aceite 11 elementos serie E 1500/2000w HABITEX

 

  • Una opción que está muy de moda y que sirve como opción intermedia entre las chimeneas de leña tradicionales y los aparatos eléctricos, son las estufas de leña de Juan Panadero. Estos aparatos garantizan un confort ideal dentro de la habitación donde se encuentra. Son perfectas para casas rurales o estancias estilo rústicas.

 

Estufa de leña modelo Vulcano JPANADERO

 

  • Si necesitas algo más sofisticado, una opción muy recomendable son las estufas de Pellet Karmek One. Con un diseño elegante, ofrecen un nuevo concepto de confort. Además son muy prácticas y permiten regular el calor según tus necesidades.

Estufa de pellet Oslo acero rojo 7kW KARMEKONE

 

Sin un buen aislamiento, lo demás no sirve

Por muy eficientes y modernos que sean los aparatos de calefacción, éstos se vuelven ineficaces y gastan mucha energía si no disponemos en nuestra casa de un aislamiento térmico adecuado. De hecho, todos vemos cómo las facturas de gas y luz se disparan durante estos meses, por lo que recurrir a un buen aislamiento hará que nos ahorremos un dinero.

 

¿Por dónde empezamos?

Lo primero que debemos revisar son nuestras ventanas y puertas. Es muy importante que la carpintería de las ventanas sea impermeable al aire y totalmente estanca. Los expertos recomiendan las ventanas que llevan un sistema de “rotura de puentes térmicos”, que llevan integrado un elemento aislante que impide que el calor salga al exterior por la carpintería. Por otra parte, el acristalamiento debe estar formado por dos vidrios de como mínimo 6-8mm de espesor. Otros elementos como las persianas y las contraventanas también favorecen el aislamiento.

Otra solución económica, sencilla y rápida de instalar son los burletes. Este elementos se colocan en las holguras de puertas y ventanas para evitar las filtraciones de aire (tanto la entrada de aire del exterior como la pérdida del calor generado por estufas, radiadores, etc). Los expertos hablan de que pueden proporcionar un ahorro energético de hasta el 30%.

Burlete adhesivo con cepillo para puerta 1m madera oscura INOFIX

 

La solución más sencilla, el aislamiento desde el interior

Los expertos indican que para mejorar el aislamiento de las viviendas existentes, la opción más sencilla es aislar desde el interior. En el caso de las fachadas de dos tabiques de ladrillo con una cámara de aire en su interior, la mejor opción es inyectar una espuma aislante en su interior a través de unos taladros (este sistema es rápido y limpio). En el caso de las fachadas con un solo tabique, se adosa en su cara interior un panel o manta aislante y se tapa con placas de yeso tipo Pladur. Esta solución ocupa alrededor de 10cm de espesor, haciendo las estancias algo más pequeñas pero mucho más confortables. Para pegar este tipo de placas, la mejor solución son los selladores de poliuretano Sikaflex 11FC.

 

Sellador poliuretano Sikaflex 11FC 300ml

 

La mejor opción pero también más cara y complicada: el aislamiento exterior

Para solucionar problemas de aislamiento, la mejor opción es aislar por el exterior, pero también es una solución más cara y complicada, sobretodo dependiendo de la altura del edificio. Con esto conseguiremos crear una capa exterior perfectamente estanca a la entrada de frío, por lo que no supone pérdida de espacio en el interior. Para ello es necesario proyectar espumas o adherir paneles aislantes en su exterior y luego, revestirlo con aplacados o revocos.

 

Conviene no pasar por alto las cubiertas

Otro elemento a tener en cuenta son las cubiertas. En ellas podemos actuar igualmente por su exterior o por su interior. En los edificios que tienen cubiertas planas, podemos colocar paneles e incluso placas que sirvan como pavimento sobre la cubierta existente, siempre comprobando previamente que no haya entradas previas de humedad y que el aislante sea adecuado para este uso. Para evitar las entradas de humedad, podemos recurrir a las pinturas impermeabilizantes.

Pintura impermeabilizante Macygumm 4l transparente MACY

 

En los casos en los que la cubierta sea inclinada o en los casos en los que queremos aislar únicamente una vivienda de la última planta, podemos actuar por el interior mediante un falso techo que incorpore una manta aislante. En ambos casos se pueden emplear espumas proyectoras.

Espuma de poliuretano Hauser aerosol para pistola 750ml QUILOSA

 

Destacar también que en las viviendas de nueva construcción se están implantando las cubiertas verdes, compuestas por una capa de tierra que funciona como aislante y sobre la que se planta vegetación.

Finalmente, si el suelo de la vivienda está apoyado directamente sobre el terreno o si se encuentra sobre un espacio abierto, es habitual tener la sensación de que el suelo nos transmite frío. Para evitarlo, se coloca una capa de aislamiento sobre el suelo que debe ser resistente al peso que le somete el uso habitual de la vivienda. Podemos retirar el pavimento existente y evitaremos perder algo de altura en la vivienda. Las bobinas de cimentación nos pueden ayudar a realizar estas tareas de aislamiento. Instalar un suelo radiante con aislamiento térmico por debajo es otra buena solución.

Bobina cimentación polietileno negro g-400 380m² (4x95m)

 

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Borrar formularioGuardar